Ningún turista que haya recorrido la Patagonia Argentina ha dejado de visitar la Península de Valdés. Esta zona protegida que, en el año 1999 fue declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, cuenta con una fauna realmente admirable en todo el mundo. Se encuentra ubicada al noroeste de la provincia de Chubut, a las orillas del Océano Atlántico.

La Península de Valdés cuenta con un espacio de 360 mil hectáreas en donde alberga una gran variedad de especies de fauna y flora. Entre las especies de animales terrestres se puede observar choiques, guanaco, liebres europeas, maras, martinetas y zorros. Pero además, la Península cuenta con 4 zonas protegidas para cada especie de fauna marina, las cuales se han convertido en uno de los sitios preferidos por los visitantes.

Turistas de todas partes del mundo llegan a la Península Valdés para presenciar el avistamiento de ballenas francas. Durante la temporada de Junio a Diciembre, estos enormes animales marinos llegan a la aguas del Golfo para procrearse.
Este tiempo es aprovechado por las empresas turísticas que ofrecen paseos en embarcaciones para poder ver más de cerca a estos animales. Es importante que entendamos, que las embarcaciones no afectan en lo mínimo su ambiente natural, ni sus actividades. Es por eso que en cada temporada, son más los turistas que se suman a disfrutar de estos paseos en barcos que duran aproximadamente 45 minutos y es seguro que podrán ver algún avistamiento.

La Península de Valdés también cuenta con una zona de playa cubierta por arena dorada y fina. Un espacio ideal para sentarte a descansar mientras admiras la magnitud del agua, desde la orilla también se puede ver los avistamientos de ballenas aunque desde más lejos. Otra de las actividades preferidas por la mayoría de los turistas que llegan a la Península de Valdés son las excursiones submarinas, una experiencia realmente única.